En mi memoria está el recuerdo de la celebración en recuerdo a los muertos, en casa de mi familia se ponían tazas blancas grandes ( en Galicia se conocen como cuncas de vino), a las cuales se les añadía agua y aceite, encima un determinado numero de mariposas ( mecha de vela en círculos de cartón y papel ) por los fallecidos en la familia.

Esta celebración es del principio de los tiempos y la conocemos como Samhain, se celebra el 31 de Octubre y significa fin del verano. La muerte del verano los días más cortos, es una fiesta pagana recogida en la tradición Wicca.

En las tradiciones marca el inicio del año nuevo Espiritual, es una noche de Espíritus,o fiesta de los Muertos, es sagrada y magíca, se abre la puerta en el Universo y la comunicación con quienes se han ido, es del todo posible esta noche.

Es periodo de reflexión y de pensar en todo lo que se ha vivido en el año que acaba de terminar, valorar que hay que aprender de los errores y proyectar el futuro, así como meditar sobre las decisiones de la vida.  Como los antiguos iniciados, debemos descender al mundo inferior recorriendo el viaje de las divinidades estacionales, seguimos la espiral interior y en ese punto volvemos a recorrer la espiral  hacia el exterior, sacando nuestro potencial de vida y creatividad, que se manifiesta en el nuevo año, conservando al mismo tiempo en nosotros  la  Sabiduría  obtenida en el pasado.

Símbolos del  SAMHAIN.

Manzanas, castañas, nueces, avellanas, piñas, bellotas, granadas, figuras pequeñas de gatos negros, calabazas, escobas.

Hierbas como, Salvia, hojas de Roble, Menta, Paja……Los colores, negro, anaranjado, blanco, oro y plata…….Collares  o anillos de piedras negras como Obsidiana, Onix y Azabache……..Las  flores como los  Crisantemos.

También es el momento  para  aprender y  experimentar las artes adivinatorias, especialmente con las Runas u otro medio de adivinación, para tener referencia a la fortuna del año que entra.

En los altares Célticos en este día dejaban comida como también lo hacían  en las puertas  de las casas, en los caminos en sus aceras se dejaban manzanas, leche fresca en las ventanas para que los antepasados sepan que son recordados.  En  Escocia  se solía colgar, en señal de bienvenida, quinqués  fuera de las casas para indicar el camino a los Espíritus, se dejaban  las mesas preparadas para que pudieran comer algo, hoy ponemos velas en las ventanas para guiarlos a nuestras casas.  En el  rural  en las casas  con chimenea, ponían  bancos bajos y sillas al rededor  del fuego  para que los antepasados se calentaran.

Como preparo el Altar.

Coloco un mantel negro, color de la oscura profundidad de la Madre tierra, de la noche y del paso entre los mundos……Encima del mantel  pongo platos pequeños de terracota  con  ofrendas, de  calabazas  pequeñas, bellotas, un poco de musgo, piñas, hojas de roble, unas manzanas, castañas, avellanas, unas granadas, un quemador  dorado o también puede ser plateado……. Cerca del  Altar en una mesa supletoria, pongo  las  fotografías de mis seres que ya se marcharon, con una flor  como  ofrenda, una bonita planta, algunos  dulces, galletas y  un poquito de vino…… También coloco velas en las ventanas, así  como  las calabazas con luz.

Ritual.

Con todo preparado, la víspera a la puesta del  Sol, apago todas las luces de la casa,  de  pie  y  ante  una vela  de color oscuro, medito sobre el  año  viejo que esta  a  punto  de  morir,   recordando  las cosas  buenas  y  malas  que  he vivido,  y   recuerdo a mis  seres  queridos que ya no están,  seguido prendo la vela oscura y digo:

Acojo con esta luz a los espíritus de  quienes  se  han  marchado  antes  que  yo.¡ Sed  bienvenidos!……..Seguidamente  tomo una copa de vino y bebo un poco y digo ¡Por los muertos!,  dejando un poco de  vino,  a seguir  prendo  una vela  por  cada  uno  de mis  familiares o  amigos  muertos, para encenderlas utilizo la vela  oscura, también prendo las calabazas, y con la vela oscura  recorro la  casa,  por todas las  estancias , encendiendo  las luces  al  paso, al  terminar  salgo por la  puerta de casa, lanzo  una moneda y digo:  Dinero  sobre  el  suelo, dinero  bajo  la  puerta” y  dejo  bajo  el  felpudo la moneda  30  días, dejo unos minutos la puerta abierta  para que entren los amigos  del  mundo invisible. y dejo consumir las velas toda la noche.

Este ritual es mas sencillo.

Necesitamos:  vela o velón  blanco,  un  cuchillo  nuevo, carbón  vegetal  e  incienso.

Sobre el velón o vela blanca, con el cuchillo  se marca o escribe  el  nombre de los seres  que  se  han  ido en el año, recordando también   mentalmente a  los  antepasados.  Prendemos  el  carbón  y  añadimos  una  mezcla  de  Incienso,  compuesto  de  olivano mirra, laurel, tomillo y pétalos de rosa entre otros, si se quiere se puede utilizar  solo menta como Incienso, a mi personalmente me gusta mas la mezcla.  Ya  ahumando el  Incienso se prende la vela y ofreces una oración que tu desees , la vela se deja consumir en la noche.

Con todo mi cariño para esta noche.